BIENVENIDO A

GASTRICA

PADECIMIENTOS

INICIO / PADECIMIENTOS / ACALASIA

ACALASIA

La acalasia es un raro trastorno de la motilidad esofágica que dificulta la entrada de alimentos y líquidos en el estómago.

 

La acalasia se produce cuando las células nerviosas del esófago hacen que los músculos del esófago y el esfínter esofágico inferior (LES) no funcionen correctamente. Los músculos del esófago no se contraen normalmente, por lo que los alimentos que se tragan no se mueven a través del esófago y hacia el estómago de la manera que deberían. Normalmente, el LES se relaja cuando tragamos para permitir que los alimentos ingresen al estómago. Con la acalasia, el músculo LES continúa comprimiéndose, creando una barrera que impide que los alimentos y líquidos pasen al estómago. Debido a que el LES se contrae de forma anormal, el esófago se dilata y se pueden acumular grandes volúmenes de alimentos y saliva con el tiempo.

 

Las personas con este trastorno tienen un mayor riesgo de cáncer de esófago.

La acalasia es una enfermedad que se manifiestación alteraciones en la motilidad del esófago.

Síntomas de la acalasia

  • Disfagia (dificultad para tragar)

  • Acidez

  • Sensación de comida atrapada en su garganta o pecho

  • Pérdida de peso

  • Tos, especialmente cuando está acostado

  • Dolor de pecho

  • Aspiración: la comida, el líquido y la saliva que se retiene en el esófago pueden inhalarse en los pulmones

 

La acalasia puede ser difícil de diagnosticar porque sus síntomas son similares a otras afecciones digestivas como el reflujo ácido, también conocido como enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE). Hay pruebas que pueden diagnosticar acalasia.

 

Pruebas para diagnosticar la acalasia

  • Manometría esofágica

  • Esofagograma de bario

  • Endoscopia superior

 

Si bien no existe cura para la acalasia, se puede tratar con tratamiento.

 

Tratamientos para la acalasia

  • Medicamentos como bloqueadores de los canales de calcio y nitratos que pueden ayudar a dilatar la parte estrecha del esófago para que la comida pueda pasar adecuadamente

  • Dilatación (estiramiento)

  • Miotomía Heller laparoscópica: cirugía en el esfínter esofágico inferior. El cirujano también puede realizar una funduplicatura durante esta cirugía para reforzar el EEI y evitar el reflujo de alimentos y líquidos al esófago.

  • Inyecciones de Botox: este relajante muscular se puede inyectar en el EEI con un endoscopio. Esta opción se usa principalmente para pacientes mayores que no son buenos candidatos para cirugía.

La acalasia es infrecuente. Puede presentarse a cualquier edad, pero es más común en personas de mediana edad o adultos mayores. Este problema puede ser hereditario en algunas personas.