BIENVENIDO A

GASTRICA

PADECIMIENTOS

INICIO / PADECIMIENTOS / SOBREPESO Y OBESIDAD

SOBREPESO Y OBESIDAD

El sobrepeso y la obesidad son afecciones cada vez más frecuentes en México. Según el informe Panorama de la Salud 2017 que realizó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México se encuentra en el primer lugar de 34 países al tener el índice más alto de sobrepeso y obesidad entre la población mayor de 15 años.

 

Para detectar y diagnosticar el sobrepeso y la obesidad, los médicos miden el índice de masa corporal (IMC) y la circunferencia de la cintura. La obesidad es una afección grave que puede producir complicaciones; entre otras, síndrome metabólico, presión arterial alta, ateroesclerosis, enfermedad del corazón, diabetes, niveles elevados de colesterol en sangre, distintos tipos de cáncer y trastornos del sueño.

 

El tratamiento depende de la causa y de la gravedad de la afección, y de si hay complicaciones. El tratamiento incluye cambios en el estilo de vida, por ejemplo llevar una alimentación saludable para el corazón y aumentar el nivel de actividad física, y la administración de medicamentos para adelgazar aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA). Para algunas personas, una cirugía puede ser parte del tratamiento.

El programa del Balón Intragástrico es una excelente opción para aquellos que deseen bajar de peso de manera segura , garantizada y controlada.

El sobrepeso y la obesidad son condiciones físicas y médicas en las que el individuo en cuestión presenta un exceso de peso.

Sin embargo existen algunas diferencias entre las dos, que deben tomarse en cuenta para evitar confundirlas. Tener sobrepeso quiere decir que se tiene más peso corporal del que puede considerarse normal y saludable tomando en cuenta datos como la edad, la complexión, sexo, actividad física, etc. Por otro lado, sufrir de obesidad es la condición en la que la persona es obesa, es decir, el exceso de grasa corporal que tiene resulta en un IMC (índice de masa corporal) de más de 30. Se puede decir que una persona con sobrepeso tiene exceso de peso pero no necesariamente tiene acumulación de grasa.

Qué es el Sobrepeso y qué es la Obesidad

El sobrepeso es la condición en la que una persona pesa más de lo considerado normal para su altura, edad y sexo.

Por otro lado, la obesidad es un padecimiento en el que existe un deposito y acumulamiento de grasa corporal excesivo y generalizado

Para el IMC (Indíce de Masa Corporal), se considera que una persona tiene sobrepeso cuando su IMC se encuentra entre 25 y 29.9. En cambio, una persona es consideraba obesa cuando su IMC es de 30 ó más.

La obesidad puede ocasionar la aparición de enfermedades como la diabetes, infarto y presión alta, entre otras.

¿Por qué se presenta la Obesidad?

La obesidad se manifiesta por un aumento de peso corporal debido a la excesiva acumulación de grasa en los tejidos subcutáneos, cuando se consume mayor cantidad de alimentos a los requeridos en función de las necesidades del organismo, según la edad, sexo, actividad física y estado fisiológico. Este consumo excesivo de alimentos (sobre todo de alto contenido energético) va ocasionando la acumulación de grasa y por consecuencia el aumento de peso.

 

El incremento mundial de sobrepeso y obesidad es atribuible a varios factores, entre los que se encuentran:

  1. La modificación de la dieta, con una tendencia al aumento de la ingesta de alimentos híper calóricos, ricos en grasas y azúcares, pero con escasas vitaminas, minerales y otros micronutrientes.

  2. La tendencia a la disminución de la actividad física debido a la naturaleza cada vez más sedentaria de muchos trabajos, a los cambios en los medios de transporte y a la creciente urbanización.

 

Además, ciertos problemas de tiroides pueden ocasionar que se presente un aumento considerable de peso. Los factores genéticos contribuyen, en parte, al desarrollo de la obesidad; de hecho, los hijos de padres obesos tienen 10 veces más probabilidades de ser obesos que los hijos de padres con un peso normal.

Factores de riesgo para la Obesidad:

Los factores de riesgo que aumentan los riesgos de padecer obesidad incluyen:

  • La falta de actividad: Con un estilo de vida sedentario es fácil consumir más calorías que las que se queman por medio del ejercicio o durante las actividades diarias normales.

  • Una dieta no saludable:  Una dieta alta en calorías, el consumir comida rápida, no desayunar, tomar bebidas con alto contenido calórico y comer porciones grande, todo eso contribuye al aumento de peso.

  • Genética: Los genes de una persona pueden afectar la cantidad de grasa que se almacena y cómo ésta se distribuye. La genética también juega un papel importante en cómo el cuerpo convierte eficientemente los alimentos en energía y en cómo el cuerpo quema calorías durante el ejercicio.

  • Historial familiar:  La obesidad tiende a ser parte de la familia; y eso no es sólo por la genética. Los miembros de la familia tienden a tener hábitos alimenticios similares, de estilo de vida y de actividades. Si uno o dos de los padres es obeso, el riesgo de que una persona sea obesa es más grande.

  • Condiciones sociales y económicas: Ciertas condiciones sociales y económicas pueden ligarse con la obesidad. Por ejemplo, el no tener acceso a áreas seguras para hacer ejercicio, el haber aprendido maneras poco saludables para cocinar, el no contar con suficiente dinero para comprar frutas y vegetales frescos, o alimentos que no han sido procesados y empaquetados.

Las personas con uno o más de estos factores de riesgo pueden contrarrestarlos con dieta, actividad física y cambios en el comportamiento.

Tratamiento para la Obesidad:

A nivel individual, las personas pueden:

  1. Lograr un equilibrio energético y un peso normal

  2. Reducir la ingesta de calorías procedentes de las grasas y cambiar del consumo de grasas saturadas por insaturadas

  3. Aumentar el consumo de frutas y verduras, legumbres, granos integrales y frutos secos

  4. Reducir la ingesta de azúcares

  5. Aumentar la actividad física (al menos 30 minutos, de ejercicio con intensidad moderada, la mayoría de los días). Para reducir el peso puede ser necesaria una mayor actividad.

 

Los expertos estiman que la pérdida del 10% del exceso de peso proporciona efectos beneficiosos sobre la salud. La pérdida lenta de peso (alrededor de un kilo por semana) es eficaz a largo plazo. Para conservar un peso saludable se deben mantener cambios en el estilo de vida, como reducir el tamaño de las raciones y evitar comer a deshoras.

 

Los expertos mencionan que una de las soluciones eficaces para la obesidad mórbida (sobrepeso extremo) es la cirugía bariátrica, la cual se emplea para reducir el tamaño del estómago, de modo que disminuya la cantidad de alimento que se puede ingerir; este procedimiento quirúrgico puede producir pérdidas de peso muy notables.

Otra solución que está teniendo mucho éxito son el balón intragástrico lo cuál es manejado como un programa en el cual se introduce un Balón Intragástrico de Solución Salina en el estómago por endoscopía. Mucho médicos indican que para que el programa tenga éxito el paciente debe estar consciente, comprometido y proponerse a generar cambios en los hábitos del día a día.

 

Estos programas para la pérdida de peso vía balón intragástrico aseguran su éxito si el paciente considera tener compromiso en cuatro puntos:

1. Balón Intragástrico:

Dispositivo de silicona flexible que se introduce en el estómago por endoscopía y se llena de 400 ml a 700 ml de solución salina y azul de metileno estériles. Con una duración de hasta 6 meses. Proporciona una sensación de saciedad, reduciendo la ingesta de alimentos y facilitando el cambio de hábitos y estilo de vida. Indicado para pacientes con un Índice de Masa Corporal ≥ a 27 (Sobrepeso).

 

2. Nutrición:

Diagnostica los factores y antecedentes genéticos además de los malos hábitos alimenticios que podrían ser los causantes del sobrepeso y posteriormente la obesidad.

 

3. Psicología:

La ansiedad, los trastornos alimentarios y la depresión son algunos síntomas perjudiciales para la pérdida de peso. El acompañamiento psicológico ayuda a diagnosticar estos síntomas, contribuyendo al éxito del tratamiento.

 

4. Ejercicio Físico:

La implementación de una adecuada rutina física dependiendo de las necesidades y capacidades del paciente, ayuda a tener mayores resultados optimizando el gasto calórico, proporcionando una pérdida de peso más efectiva.

 

La pérdida de peso es rápida al inicio, luego disminuye gradualmente, hasta alcanzar un nivel que, con frecuencia, se mantiene. Esto generalmente alivia las complicaciones y mejora el humor del paciente, su autoestima, la imagen del cuerpo, el nivel de actividad y la capacidad para trabajar y relacionarse con otras personas.

Complicaciones de tener Obesidad:

La obesidad representa un riesgo mayor hacia problemas serios de salud, incluidas la enfermedad coronaria, presión alta, diabetes e hipertensión, entre otras. Una persona con sobrepeso es susceptible de sufrir cualquiera de estas enfermedades, sin embargo, el riesgo es mayor para alguien con obesidad.

Una persona obesa posee un alto riesgo de sufrir depresión y otros problemas sociales. La obesidad por sí mismo basta para acortar la esperanza de vida de una persona. Además, la puede hacer más susceptible a algunas enfermedades que una persona con peso normal no tendría riesgo de sufrir. Por otra parte, el desbalance calorífico resultante es el desenlace de la desafortunada combinación de factores genéticos y ambientales. Como consecuencia de la combinación del consumo excesivo de nutrientes y un estilo de vida sedentario se da la rápida aceleración de la obesidad.